domingo, 17 de junio de 2018

La estrella de mis noches



Pablo estaba enamorado de Guille. Guille estaba enamorado de Pablo. Pero vivían en ciudades distintas, así que Guille dejó a Pablo y le rompió el corazón.
Años después, sus caminos vuelven a cruzarse, aunque Pablo no piensa volver a caer. Entonces, ¿por qué se han besado y por qué es incapaz de dejar de pensar en él?
Dicen que el primer amor te marca para siempre, y eso es algo que él sabe muy bien. Lo que no sabe es si merece la pena tratar de reavivar una llama extinguida hace años, o si sería mejor dejar que se consumiera. Pero ¿de verdad llegó a apagarse del todo?
Con la ayuda de sus amigos, Pablo tendrá que superar sus complejos y encontrarse a sí mismo, además de aclarar sus sentimientos antes de decidir si quiere retomar su relación con Guille... o no.



Autor: Mike Lightwood
Páginas: 398

Precio: 17,90€
Editorial: Neo plataforma


¡Hola! ¿Cómo estáis? Yo hoy os traigo un libro que acabé el otro día. Es un libro escrito por un compañero bloguero y aunque no es el primer libro que publica, si es el primero que leo yo de él.

Con esta lectura he tenido ciertos sentimientos encontrados. Pero empecemos por el principio...

En ese libro conoceremos a Pablo, un chico inseguro y con poca autoestima. Este nos irá explicando como vive su relación con Guille, su ex. Guille es un noviete que conoció en unos campamentos de verano y allí es dónde surgió la chispa. Si, como habéis leído, he dicho ex y es que después de aquello, rompieron (no es spoiler). Ya que es este último quien después de varias semanas tras la llegada del campamento decide romper con Pablo. Pocos años después vuelven a encontrarse. Veremos a lo largo del libro como se desarrolla esta relación. No estarán solos, también conocemos a otros personajes. Sergio, amigo intimo de Pablo. Rodri, su hermano y Sara otra amiga.

La portada me gusta, no está mal y tiene elementos que definen a Pablo. Los capítulos no son muy largos, cosa que se agradece y en general el libro está muy bien escrito.

Una narración sencilla y clara, las descripciones están bien realizadas y es fácil conocer a sus personajes y meterte en la historia. Para conocer el pasado ha utilizado el recurso de leer su diario para ponernos en antecedentes y no me parece nada mal, una buena manera de plantearlo. Sin embargo, el libro ha sido tremendamente predecible y el argumento me parece muy simple, me han dado ganas en ocasiones de saltarme varias páginas para que llegará ya al quid de la cuestión. La parte del diario se me ha hecho algo pesada, como sabia lo que iba a ocurrir (porque habla del pasado y conocía la actualidad) muchas de las páginas me han sobrado. Otro punto negativo es el meter ahí la relación abierta, tal y como es el personaje no me pega nada esa condición. Sé que es un tema actual y lo ha querido meter, puede estar bien, pero no me ha acabado de convencer.

Es un libro entretenido y cumple su función. Es la primera vez que leo un libro sobre la historia de amor de dos chicos, y por esa parte me ha gustado mucho aunque daría igual el sexo de los personajes, no influye. La historia en sí me ha parecido un poco flojilla y no me he enamorado con los personajes, aunque sé que este no es el tema más importante de la historia.

He echado en falta profundizar en un tema que me parecía muy interesante explotar.  Los complejos de Pablo. Durante todo el libro hace mención sobre ello pero muy superficialmente y hubiera estado bien destacar ese tema y desarollarlo un poquito mas.

¡El personaje que más me ha gustado sin duda ha sido Rodri, su hermano! Su humor y su manera de ser me han conquistado. 

Pero la verdad es que es una historia simple y me ha dejado un poco fría, esperaba bastante mas.  Pero como digo La estrella de mis noches es una lectura amena, sencilla y entretenida.   





3/5




martes, 29 de mayo de 2018

El hombre de tiza




Echando la vista atrás, todo comenzó el día del terrible accidente durante la feria, cuando Eddie, de doce años, conoció al Hombre de Tiza.
Fue el Hombre de Tiza quien le dio la idea de los dibujos: una manera de dejar mensajes secretos entre el grupo de amigos.
Fue divertido hasta que los dibujos condujeron al cuerpo sin vida de una niña.
Sucedió hace treinta años y Ed pensaba que todo había quedado olvidado.
Sin embargo, recibe una carta que contiene solo dos cosas: una tiza y el dibujo de un muñeco.
La historia se repite y Ed se da cuenta de que el juego en realidad nunca terminó...

Todos tenemos secretos. Todos somos culpables de algo. Y los niños no son siempre tan inocentes. 




Autor: C.J tudor
Páginas:  349
Precio: 17,95
Editorial: Plaza&Janes





Me atrevería a decir que es unos de los primeros libros que leo de thriller, si, como leéis. No diré el primero porque lo dudo mucho, pero si que no suelen estar este tipo de lecturas en mis estanterías, supongo que alguna mala experiencia anterior me hizo dejar a un lado esta temática.

Cuando recibí el boletín con la información de este libro, en seguida llamó mi atención y decidí leerlo. Yo recibí una edición anticipada que molaba mucho, ya que llegó con la portada en pizarra dónde se podía escribir en ella y una tiza. ¡Cómo mola!  La portada definitiva es de tapa dura. Mucho mejor, ya que la mía al finalizar la lectura ha quedado un poco perjudicada. ¡Vamos al lio!

En este libro conocemos a Eddie, un niño de 12 años y a su pandilla. Sus amigos y él tienen entre ellos una especie de códigos con tizas, pero un día encuentran unos extraños dibujos que deciden seguir, ellos los llevarán a descubrir el cadáver de una chica. Treinta años después Ed recibe una carta con un muñeco de palo dibujado y una tiza… 

Pinta bastante bien, ¿no? Y en efecto, me gustó mucho la historia. Está muy bien hilada y se lee muy rápido o al menos eso es lo que me ha pasado a mí. Se me ha hecho muy ameno y nada pesado, un poco lioso, pero no para mal, sino al contrario. Creo que Tudor lleva genial la trama y sus giros. Giros los cuales muchos de ellos no esperaba y me han sorprendido.

Sus capítulos se van alternando entre el pasado con unos protagonistas siendo niños en 1986 y con el presente en 2016 con Ed en la edad de 42 años. Eso es algo que me ha gustado también, lo ha sabido combinar a la perfección haciendo ambas décadas igual de interesantes.

Se aprecia una buena evolución tanto de la historia y sus acontecimientos como de sus personajes.

Por sacarle algún punto negativo es que tarda un poco en decirnos que estamos buscando o que es lo que pasa. Es muy introductorio y lento al principio. Pero vamos, esto solo ocurre cuando te das cuenta cuanto llevas leído no porque se haga aburrido o eterno, navegas tan bien por la historia que no hace impacientarte.

En definitiva, es un libro que me ha mantenido atenta y en vilo en cada párrafo, y ha hecho que vuelva a interesarme por los thrillers, es una lectura que recomiendo mucho.



Nota 4,5/5















viernes, 11 de mayo de 2018

La luz que perdimos





Lucy y Gabe se conocieron durante su último año en la universidad un día que les cambiaría para siempre. En ese momento decidieron que necesitaban hallar un sentido para su vida, aprovecharla, dejar huella. Jóvenes y enamorados, parecían tener el mundo a sus pies. No esperaban que fueran sus propios sueños los que los separaran. Pero Gabe aceptó ir a trabajar como fotógrafo de prensa a Oriente Próximo y Lucy decidió continuar su carrera en Nueva York.
Así comienzan trece años de anhelos, deseos, celos, traiciones y, sobre todo, amor. Separados por continentes, pero nunca lejos del corazón. ¿Era realmente su destino acabar juntos su viaje?


Autor: Jill Santopolo
Páginas: 396
Precio: 18,90€
Editorial: Suma de letras

Lucy y Gabe se conocen el 11 de septiembre de aquel fatídico año en que las
torres gemelas fueron destruidas.

Así empieza esta historia. 

Antes de entrar en materia y explicaros detalladamente mi opinión sobre este libro, he de explicaros la bonita presentación de este. Primero por el detallazo de la editorial por mandarlo junto a un paquete de kleenex, me hizo mucha gracia.  Y es justo en ese momento donde empezaron mis expectativas (craso error). La portada es muy bonita, brilla un montón. A primera vista entra por los ojos y eso es un punto siempre positivo. Hacía mucho tiempo que no leía un libro romántico y tenía tantas ganas de enamorarme de nuevo de una historia, de sus personajes, emocionarme y dar rienda suelta a la llorera… pero siento mucho que no haya sido así. Cuando lo recibí me hizo mucha ilusión y la sinopsis me pareció que merecía mucho la pena, estaba implicada de mas porque me recordaba ciertas pinceladas a una historia personal y buscaba sentirme algo identificada, ¡mec! Otro error.

Voy a empezar por la parte que si me ha gustado y es que pese a que como veréis y podréis deducir es una lectura que no me ha gustado, tiene cosas muy a destacar que hace que sea una lectura amena, y es que me tuvo totalmente enganchada, ¡me lo leí en 2 días! Sus capítulos son muy cortitos (de 1 o 2 páginas) y la letra es grandecita. Está contada en segunda persona y es nuestra protagonista Lucy quién narra. Tiene una prosa muy buena, clara y sencilla. Esto hace que leas un capítulo detrás de otro sin parar. Puede que a estas alturas te preguntes que es aquello que no me ha gustado entonces… aiiix, pues la historia y sus personajes.

Y es que, tenía muy buena pinta, pero la autora bajo mi punto de vista no ha sabido llevarlo. Quiero decir que no he sentido el amor, la conexión entre los personajes ni esa dependencia y obsesión con Gabe y eso me ha dejado fría, muy fría. No, no he llorado y me hubiera encantado. No he sentido, no me ha hecho vibrar. No voy a entrar en detalles porque os desvelaría muchas cosas, pero nunca entendí ni empatice con Lucy. Se me hizo repetitiva ante una relación que no me transmitió, es un amor que he tenido que suponer porque la autora no ha llegado a plasmarlo y yo no debería suponer como siente, debería vivirlo.  No se nos da suficiente evidencia de cuan intenso es ese vínculo que hace provocar todo lo que conlleva después. Este libro se centra en un amor que consume, que mitiga todos los otros amores y las pequeñas felicidades de la vida, y eso evita que se concentre en todo lo demás.
Creo que es el gran fallo del libro.

Y hablando un poco de los personajes. Lucy, nuestra querida Lucy… ¿sabéis eso de, si tu me dices ven, lo dejo todo? Pues así es ella, cada vez que aparece Gabe (de vez en cuando asoma la patita) ella se desvive por él, sea la situación personal que sea, y joe, eso me ha dado rabia porque no evoca a ello, no tiene sentido, pero insisto que todo es porque no podemos empatizar y me parece fuera de lugar todas las acciones que realiza.

Gabe, ese personaje que pasa de Lucy y luego es como el perro del hortelano que ni come ni deja comer. ¡Con esto le defino bastante bien!
Darren, me encanta… él sí me enamoró y me ha dado penita en muchas ocasiones.

Ese es un libro que prometía mucho pero que a mi no me ha conquistado, pese a lo rápido que se lee y lo sencillo que resulta, no es un libro para mí.
  


Nota: 2,5/5









miércoles, 2 de mayo de 2018

Citas del libro 39 cafés y un desayuno





"El mundo es de los valientes, todo lo que nos proponemos se puede conseguir, solo hay que creer, luchar y, sobretodo, como oí decir a un reconocido psicólogo: "Si nadie te llena, conoce a cien, y uno te llenará."


"Un psicólogo francés ya dijo que el flechazo existe, que para saber si una persona le atrae sexualmente solo se necesitan siete segundos. Saber si alguien te gusta sucede rápido. La apariencia puede seducir, la personalidad puede enamorar.
Es importante olvidar pronto los cafés que llegan envueltos en gente gris y sustituirlos por cafés que den algo más de color a tu vida."



"Ella no lo sabía, pero en ese momento todo su mundo se perdió por el desagüe. Cómo un mensaje que puede cambiar el destino de una persona. Muchas veces corremos hacía algo que no nos conviene, pero necesitamos darnos contra un muro para volver a girarnos y empezar de nuevo." 


"Nos pasamos la vida conociendo a unas personas a deshoras y perdiendo horas con otras." 


"A veces me gustaría encontrarme en el buzón un folleto en el que se explicara lo positivo y lo negativo de cada elección. En esto del amor, las cosas tienen que fluir, y si no es así, eso significa que esa persona no es para ti y que es mejor dejarla marchar. Siempre me digo que valgo lo suficiente como para que alguien me elija libremente, sin necesidad de forzarle. Al final, hay que respetar siempre las decisiones de los demás."


"El amor es una pequeña cuenta de ahorros en la que más vale que se hagan ingresos, porque si solo hay pagos, es mejor cerrarla y abrir otra. Lo bueno es que haya incluso subidas de tipo de interés, para así crearte un fondo y vivir de la renta el día de mañana."


"Busca lo que deseas de verdad en la vida. Puede que lo encuentres y puede que no, pero al menos lo habrás intentado."




39 cafés y un desayuno
Lidia Herbada  


   

lunes, 30 de abril de 2018

Reseña Al final de la calle 118




Vivir al final de la calle 118 no es fácil.
La madre de Valeria y Raven las abandonó sin dar explicaciones y ambas han tenido que aprender a ganarse la vida. Mientras Valeria tiene un insignificante trabajo de modelo, su hermana patea la ciudad en busca de hombres a los que seducir para pagar el alquiler a cambio de sus servicios. Valeria pensaba que tdo seguiría así para siempre... hasta que escucha la música deaquel chico al final de la calle, junto a su casa, y sus miradas se cruzan.
Desde ese momento, una serie de curiosas coincidencias llevará a los personajes de esta novela a cambiar sus vidas como nunca se hubieran imaginado.




Autor: Clara Cortés 
Páginas: 352
Precio: 16,90€
Editorial: Plataforma Neo
 


Al final de la calle 118 es la novela premiada de la tercera edición del premio plataforma Neo/la Caixa.

Hace tiempo que llegó a mis estanterías, pero no es hasta ahora que he tenido la oportunidad de leerlo. Es un libro que nos narra la vida de Valeria, nuestra protagonista. Ella vive con Raven, su hermana mayor. Abandonadas desde hace varios años por su madre, sobreviven al día a día como pueden. No lo han tenido nada fácil. Valeria trabaja de modelo y Raven es prostituta. Raven tuvo que ejercer de cabeza de familia y de madre de Valeria desde que está era aun una niña. Pronto ella también dejó los estudios y tuvo que ponerse a trabajar para aportar a la economía familiar ya que su hermana no podía abarcarlo todo. Un día como otro cualquiera se topará con un chico y su guitarra, Simón y allí su vida empezará a cambiar.

Cuando decidí leer
al final de la calle 118 sinceramente no sabía muy bien que iba a encontrarme entre sus páginas, no había leído ninguna reseña así que simplemente me dejé llevar. Los personajes están perfectamente estructurados y con personalidades muy claras.  A continuación, os voy a explicar por encima los puntos mas determinantes del carácter de cada uno de ellos, de los personajes mas importantes de la novela. 


“Los libros son diferentes para cada persona que los lee, pero a la vez son iguales para todo el mundo y a ellos no les importa quién eres, o dónde vives, o quién es tu familia.” 

Valeria: es aparentemente fría y distante, pero tiene un gran corazón y se desvive en las sombras por su hermana a la que protege por encima de todo. Es responsable, aunque algo tosca y seca de cara a la galería.
Raven: es una chica con una personalidad complicada a causa de los estragos de la vida tan dura que ha tenido. Vive en su propia burbuja que se ha creado de indiferencia, rebeldía y soberbia, pero en el fondo es muy frágil. 
Simon: Solitario, tímido, sensible y dulce.

Por supuesto estos no son los únicos personajes de la historia, aunque si los mas relevantes. Tanto ellos como los demás están muy definidos y cuidados al milímetro, llegas a conocerlos y a empatizar con cada uno de ellos. Todos evolucionan de una manera muy natural, y eso es gracias a la prosa de Clara Cortés, sencilla y clara, madura y trabajada. Tiene una narración muy fluida y en seguida hace que te enganches a la novela y quieras seguir leyendo.

“Para pasar página, tengo que saber cómo empezar un nuevo capítulo.” 

La histora de amor es lenta y sencilla, muy real. Sin prisas. Si es cierto que eso llega a impacientar en algunos momentos, porque va excesivamente lento y estamos quizá acostumbrados a que las historias de amor sean algo rápido, pero hubiera sido demasiado artificial para estos personajes, porque sus personalidades no llevan a ello. A mí me gustó la manera que tiene de enfocarlo ya que es como esperas que actúen . Otro punto a favor es que esto no fuera lo principal de la trama, sino algo sutil y muy bonito para descubrir poco a poco.

¿Y el final? Que decir del final. No lo esperaba y me ha dejado un sabor agridulce que no merecía, es casi uno de los únicoa puntos negativos que veo a la novela de Clara Cortés, bajo mi punto de vista, pero…  

C’est la vie, Valeria.

En definitiva, Al final de la calle 118 es un libro que te atrapará. Una novela realista y dura. Donde habrá momentos que sonreirás con los detalles mas simples y el corazón de sus personajes. Es un libro que sin duda merece ser leído.  



NOTA: 4/5









Diseño de Marie April para Cóctel de Sueños © Todos los derechos reservados